Siete años después de su nacimiento el corazón de Nessie comienza a rechazar su cuerpo vampírico, haciendo que se encuentre al borde de la muerte.

Junto a su familia, Jacob, y el único semivampiro existente a excepción de ella, debe recorrer el mundo hasta encontrar la clave de su problema.

Nessie deberá decidir qué precio está dispuesta a pagar por continuar con vida, y sobretodo tendrá que preguntarse ¿Por quién late su corazón?


¡¡¡¡¡¡ENTRAD AL FORO!!!!!!



Direcciones donde habéis publicado Despertar
¿Nos Presentamos?

miércoles, 29 de julio de 2009

3.6. Lobo

(¡Ya está aquí el nuevo capítulo! Como veréis he añadido uno nuevo que en principio no estaba planeado, pero me di cuenta de que todo lo que debía pasar no cabría en los pocos que quedan, así que he aqui uno adicional. Espero que os guste.)
Noté que volvía a estar débil una vez me introduje en la densidad del bosque. Mis piernas dejaron de mantenerse firmes al correr, y mi corazón dejó de aguantar sin dificultad las grandes zancadas que daba. Los latidos se multiplicaron y comencé a asfixiarme.
No podía ser. ¿Ya estaba desapareciendo el efecto de la sangre de Jake? Solo habían pasado unas horas y sentía como si no me hubiera alimentado en meses. Agradecí no sentir las arcadas que últimamente habían acompañado a mi sed. Simplemente notaba ese escozor en la garganta que subía hasta mi boca.
Casi podía percibir cómo la sangre de Jacob se hacía más débil dentro de mi cuerpo. Tuve que agarrarme a un árbol para respirar a mitad de camino. Si la fuerza comenzaba a disiparse tan rápido ni siquiera podría llegar a casa.

Un enorme crujido sobre las hojas secas hizo que me pusiera en alerta. El aire se había impregnado de una extraña fragancia, diferente a cuantas había olido con anterioridad. Había alguien cerca, y no era humano, ni vampiro, ni licántropo.
Me giré despacio, deseando que aquél ser no se hubiera percatado de mi presencia, pero no ví a nadie ir hacia mí, los pasos venían de lejos, mi oído los había podido captar, pero estaba demasiado débil para identificar su procedencia ¿Se aproximaba por la izquierda? ¿Por la derecha?
Un gruñido gutural surgió de algún lugar próximo a mi y me heló la sangre. En mi estado me sería imposible luchar, o si quiera defenderme, mi única posibilidad, fuera lo que fuera aquella bestia, era correr.
Me incorporé del árbol e intenté no pensar en la extenuación de mis piernas o en el asfixia que experimentaba. Corrí en dirección a casa con los ojos prácticamente cerrados. Era demasiado lenta, cualquier persona normal podría haberme atrapado con un poco de esfuerzo.
Escuché cómo unos pies inmensos trotaban hacia mí haciendo temblar la tierra y consiguiendo que perdiera el equililibrio. Estaba increiblemente cerca, pero sabía que si miraba lo que mis ojos verían me arrancaría las pocas fuerzas que me quedaban para salvarme.
-¡No huyas!- más que una voz sonó como un rujido- ¡Detente!
No pensaba hacerlo. Fuera la que fuese aquél ser no buscaba amistad. La ira se podía notar a cada paso que daba, a cada palabra que pronunciaba. Las fuerzas me abandonaron definitivamente cuando tropecé contra la raíz de un árbol. Caí de boca contra el suelo, y aunque mi gruesa piel evitó que me hiciera daño casi pude ver cómo la sangre de Jacob salía despedida hacia algún lugar fuera de mí.
No pasó ni medio segundo cuando un cuerpo el tripe de grande que el mío aterrizó encima de mí y me dio la vuelta para acabar frente a frente.
Era un hombre enorme, y extremadamente diferente. Sus rasgos se confundían con los de un animal, su cara, cubierta de denso bello enmarcaba unos ojos profundamente azules y una boca cuyos incisivos salían hacia fuera por su tamaño. Era la criatura más grande que había visto jamás. Su respiración no era tranquila, si no que más bien parecía un animal que acababa de atrapar a su presa y esperaba satisfecho el banquete. Miré las manos que estaban bloqueando mi cuerpo, habría jurado que eran más grandes que mi cabeza. Sus uñas amarillas eran largas y terminaban en pico, mientras que el dorso de su mano y los nudillos estaban recubiertos de pelo negro, como su pecho, que cubría incluso la luz del sol.
Cuando me percaté del peligro que corría e intenté gritar para avisar a los demás aquella increible criatura ya había tapado mi boca.
-Lo que estáis haciendo no está bien- rugió expulsando su aliento en mi rostro- No dejaremos que pongáis en peligro a los lobos.
Le miré sin comprender nada, ¿Qué estaba haciendo yo? Intenté zafarme de sus dedos para hablar, pero fue imposible.
-Nosotros debemos proteger la especie de criaturas oscuras e híbridos como tú, no podemos contaminarnos, no podemos caminar orgullosos hacia la perdición.
-Mmm- Deseaba preguntarle a qué se refería, seguramente aquél hombre se equivocaba de persona.
Me agarró la boca con más fuerzay tiró de mis manos hacia arriba.
-No permitiremos que tús entrañas corrompan el inmenso reinado de Rómulo.
Me liberó de uno de sus brazos y dirigió la mano a uno de sus bolsillos, de él sacó una inmensa daga blanca que dirigió hacia mi vientre. Me habría desmayado de no ser por el instinto de supervivencia, ahora que no estaba completamente acorralada conseguía moverme un poco, aunque no lo suficiente como para zafarme de él. Aquella bestia estaba dispuesta a matarme.
-Mmm...- nadie me escucharía, no conseguía emitir un sonido lo suficientemente fuerte como para ser captado por alguno de mis familiares.
-Tengo que evitar el fin de nuestros tiempos, impediré que puedas crear una vida que nos conduzca a la muerte.... Sabemos que eres el arma.
Comenzó a levantar con seguridad la daga hasta quedar por encima de su cabeza, y antes de que iniciara el descenso cerré los ojos. Parecía inevitable estar expuesta a la muerte cada día, ya fuera por una razón u otra, pero morir de aquella manera cuando había luchado tanto por librarme de mi enfermedad... resultaba casi irónico. Un completo desconocido iba a matarme.
Todo fue a cámara lenta, escuché el sonido de la daga al cruzar el aire aproximándose a mi cuerpo.

Entonces noté la presencia de alguien más, alguien que hizo que toda la esperanza volviera de un golpe a mi mente, el olor a madera y naturaleza. El peso de mi asesino dejó de oprimirme repentinamente, y un grito ahogado surgió desde mi izquierda. Al abrir los ojos Jacob se encontraba encima de la criatura, y a pesar de la diferencia de tamaño parecía tenerla bajo control.
-¡Te dije que te marcharas!- le rugió lleno de ira.
-¡Enemigo de nuestra especie!- Intentó quitárselo de encima sin éxito- ¡Traidor!
-¡Juré no volver a hacerlo!
El cuerpo de Jake sufrió la transformación rajando los pantalones que llevaba como única prenda. En esos escasos segundos aquél desconocido pudo levantarse y estamparlo contra un árbol, derribándolo y aplastando a mi amigo con el antebrazo. Intenté levantarme para quitárselo de encima, pero el lobo mi miró con ojos suplicantes.
'No te muevas'
Podría haber jurado que proyectaba aquella frase directamente en mi mente sin necesidad de utilizar las palabras. Aunque era innecesario, mis piernas ya no reaccionaban a las peticiones de mi mente, como la última vez. Me vi obligada a observar la terrible escena sin poder participar en ella. Grité con todas mis fuerzas esperando que los demás pudieran escucharme y vinieran a salvar a mi amigo.
Un inmenso aullido de dolor salió de su cuerpo, pero entonces sus mandíbulas se abrieron y consiguieron atrapar el brazo que le asfixiaba.
El hombre se apartó instintivamente y el licántropo corrió hacia él furioso.
-¿Osas proteger antes a ese híbirido que a tus hermanos?
¿Sus hermanos? ¿Era aquél hombre un licántropo también? Era imposible, de haber sido así se habría transformado, pero seguía manteniendo la misma forma con la que le había visto la primera vez. Aunque ahora que me fijaba sus rasgos eran increiblemente lobunos. No era como los de la manada de Jake pero si duda alguna el lobo era su segunda naturaleza. O tal vez la primera.
Jacob se lanzó encima de él y abrió la boca con intención de morderle, pero él le cogió las fauces por ambos lados para que le resultara imposible cerrarlas.
Volví a gritar con todas mis fuerzas, la desesperación se apoderó de mí. Sabía que debía mantener la calma para no sufrir mi siguiente y último ataque, pero era imposible pensar teniendo a una de las personas más importantes de mi vida luchando contra alguien más poderoso que él.
-¡Nessie!- creí explotar de alivio al escuchar la voz de Nahuel aproximándose hacia nosotros a través del bosque.
-¡Corre! ¡Estamos aquí!- Mis intentos de incorporarme fueron nulos.
Nahuel surgió al segundo de entre los árboles y se abalanzó sin pensarlo hacia la criatura con la que luchaba Jake. Esta, con una fuerza más allá de lo sobrenatural se los quitó de encima y corrió para adentrarse en la inmensidad.
-¡Cuida de Nessie!- Jake fue tras él, desapareciendo.
-¡No!- intenté agudizar la vista para verle, pero se había esfumado por completo.

La paz inundó el lugar donde instantes previos había creido que moría. Nahuel se arrodilló ante mi.
-¿Estás bien?- Me tocó los hombros y las piernas asegurándose- ¿Te ha hecho daño?
-Yo...- mi vista seguía centrada en el lugar por donde Jake había salido- No entiendo lo que está pasando.
-Lo que pasa- contestó mientras me incorporaba y recostaba en sus brazos- Es que los lobos están locos, son unos completos chiflados. Y tú te has enamorado de uno de ellos.
Comenzamos a dirigirnos hacia la mansión.
-Jake puede estar en peligro, tienes que ir tras él- la desesperación se notaba en mi voz de manera exagerada- No comprendo por qué quería matarme esa.. esa...
-No voy a ir tras nadie, lo primero eres tú, y dejarte en el bosque estando como estás sería la estupidez más grande que podría cometer cualquiera de nosotros.- mi miró preocupado- Jacob estará bien, sabes que siempre sale de todo.
-¿Sabes lo que ha pasado?
-Lo sé, pero no estoy autorizado para contártelo, además, eres lista, no creo que te cueste mucho adivinarlo ¿Verdad?
Una mezcla de hombre y lobo había aparecido en el bosque para matarme por ser una amenaza para los de sus especie. Sin duda tenía que ver con mi relación con Jacob, y el hecho de que yo fuese una vampiro.

Llegamos a casa en pocos minutos, papá y los demás ya nos estaban esperando en la puerta. El abuelo fue el primero en hablar
-Deberías habernos avisado antes de ir a por ella Nahuel- el abuelo me cogió y me introdujo en la sala principal- Podrías haber resultado herido.
-Iré a buscarle- papá giró y mamá fue tras él.- Estará bien.
No pude decir nada. La puerta se cerró y me acomodaron en el sofá.
-No lo ha conseguido- Nahuel me levantó la blusa que llevaba hasta quedar por debajo de mi pecho- Sólo tiene un pequeño rasguño.
¿Un rasguño? Miré mi vientre y ví una linea roja que comenzaba por debajo de mi ombligo y continuaba varios centímetros abajo. Ni siquiera la había notado.
-Es una herida superficial, pero sin duda tenía las armas necesarias- el abuelo abrió el botiquín y sacó un líquido con el que me limpió la herida.- No deberíamos haberte dejado sola Nessie, lo lamento.
-¿Qué era eso?- apoyé la cabeza sobre los cojines- ¿Por qué quería matarme?
-Porque estaba equivocado- sentí un leve escozor- Y no tiene respeto por ninguna clase de vida.
-¿A qué te refieres?
El abuelo cambió de tema, aquello estaba convirtiéndose en costumbre.
-Tengo los resultado de la prueba que te he realizado- metió el bote en el maletín y lo cerró para mirarme- No estás embarazada.
Nahuel y yo suspiramos de alivio, me agarró la mano y me sonrió.
-Estarás bien. Todo va a solucionarse.
Le devolví la sonrisa, se le notaba tan contento ante la noticia... como si se hubiera quitado un enorme peso de encima.
-Nahuel- El abuelo volvió a bajarme la camisa y se incorporó- ¿Podrías llevar a Nessie a la habitación. Creo que no se encuentra con fuerzas para ir por su propio pie.
-Claro.

Una vez en la habitación Nahuel me quitó los zapatos y me recostó en la cama con cuidado, tapándome con la sabana y sentándose junto a mi.
-Estás empeñada en desaparecer de este mundo ¿eh?- me acarició la mejilla con el dorso de la mano y miró hacia otro lado- Siento haber sido tan estúpido estos días. Pero tienes que saber que me importas más de lo que crees.
Y parecía verdad, sus ojos estaban vidriosos y tenía los músculos tensos al tocarme. Incluso él, una persona que nada tenía que ver conmigo, estaba sufriendo. Y aquello parecía no tener fin. Debía hacer algo.
-Nahuel...- me incorporé lo máximo que pude- Necesito algo de ti.
Me miró extrañado y se acercó más a mi.
-Lo que quieras.
Debía acabar con esto de una vez, antes de que mi familia pudiera impedírmelo. Empecé a desabrocharme la camisa poco a poco, empezando por el botón de arriba y dejando al descubierto mi pecho. Nahuel abrió los ojos con asombro, pero no se apartó. Le miré segura de mi misma hasta que no quedaron más botones que desabrochar.
-Prométeme que no te vas a echar atrás...
Nahuel se aproximó más, hasta quedar a escasos centímetros. Impulsé mi pecho hacia su rostro.
-Lo... lo prometo.
Cerré los ojos y hablé con seguridad mientras cogía su mano.
-Muérdeme, por favor... hazlo y no pares.

11 comentarios:

sammy dijo...

perdoname pero no entiendo muy bien!!!.. ke es lo que kiere nessie???

genial.. x fin puedo poner un mensaje.. he leido tu fic desde comienzos de este año y me encanta.. es genial!!.

besos..

bye!

soñadora dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, por dios, noooo no podre esperar hasta mañana aaaaaaaaaaaaaa ke va a pasar?

buenisismo este capitulo, ke bueno ke lo agregaste

genial

Moncerath dijo...

Este capitulo es aturdidor creo que no hay nadie mejor que Nahuel para convertir a Nessie...

Como siempre lograste dejarme con ganas de leer mas... espero el de mañana.

Kisses...and I love your hand...

Chibicienta dijo...

wuaaaaaa!!!!!no te kreooo!!!! ke onda Nessie!!!! ni se le ocurra!!!!
pobrecito Jacob luxando por ella, i esta kere ke la muerdan ¬¬!!! aunke me tuviste esperando 4 dias!!!! ¬¬ te felicito te kedo excelente este kappitulo ke keri ke te diga!!!! pero me muero por saber ke pasa!!!! subelo a las noxe.. aunke ia es de noxe alla xD

Arimi dijo...

wuuuuuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaa dios y ese bixo era un hijo de la luna no ??? aaaaaaaa dios k ganas da leer jaja cuando nessie se kito la camiseta pensaba k iba a acer otra cosa y no tenia sentido jaja

Alejandra dijo...

graciaas por no embarazarla!!!!11
dije naa eso no esta chido
waa neta que me encanta tu fic pero aaaa el tiene ponzoñosa???

Cassandra dijo...

Si tiene ponzoña Alejandra. Lo explican en amanecer^^

Nadizz Cullen dijo...

Nahuel sería el más dispuesto de todos a transformarla :P no entiendo por qué el hijo de la luna menciona a Rómulo, qué tiene que ver?¿? qué suerte que Nessie no quedó embarazada!! Carlisle sería bisabuelo!!! jajajaja!!

Anónimo dijo...

waaa..la transformara!!.. cada vez se pone mas interesante!!jeje.. bisabuelo...

Anónimo dijo...

Ohhh, demasiado suspensoo
Majo

marina :) dijo...

WOW me encanta tu historia :)